Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Embalses > Pliego

Embalses

Embalse de Pliego

Marco territorial.

Características físicas de la cuenca.

El río Pliego, afluente del Mula por su margen derecha, nace de la confluencia de la rambla del Madroño, la rambla de la Herteña, rambla del Huérfano, rambla de Malvariche y el barranco de la Hoz, que recogen la escorrentía de Sierra Espuña. De esta red fluvial es la rambla de Malvariche la de mayor recorrido hasta la presa de Pliego, alrededor de 30 km.

En la zona norte de la cuenca del embalse de Pliego se extienden llanuras surcadas por la rambla del Madroño y la rambla de la Herteña. En cambio, la zona sur abarca parte de Sierra Espuña. El punto más alto de la cuenca es Espuña, con 1.583 m, en la cuenca del barranco de la Hoz.

El Canal de Taibilla atraviesa la cuenca y no hay líneas de ferrocarriles que crucen la cuenca del embalse de Pliego.

subir

Información medioambiental.

El terreno por el que circula la rambla del Madroño, la rambla de la Herteña y la rambla del Huérfano es una llanura donde se ubican plantaciones de almendros, a veces combinadas con albaricoque. También existen manchas de viñedos, siendo la de mayor extensión la situada en el paraje Llano de Aparicio. La labor intensiva, cebada y trigo, está salpicada por todo este territorio llano.

En la cuenca de la rambla de Malvariche se asientan las manchas más importantes de esparto (Stipa tenacissima). En la actualidad, el espartizal prácticamente no se cultiva y los existentes son naturales, debido a la aridez y sequedad del terreno. Los que se encuentran en laderas y en terreno no muy accidentado van siendo roturados para dedicarlos a cultivos de secano, como el almendro.

El espartizal puede aparecer asociado a pino carrasco (Pinus halepensis) y a matorral, como el romero (Rosmarinus officinalis) y tomillo (Thymus sp.).

En términos cuantitativos, la cuenca del embalse de Pliego es un terreno forestal. El paisaje serrano de Sierra Espuña se ve dominado por tres especies de pinos de repoblación: el pino carrasco (Pinus halepensis), en mayor medida, el pino rodeno (Pinus pinaster) y el pino negral (Pinus nigra). Las zonas más altas de esta sierra están colonizadas por matorral espinoso de poca altura, que se adapta a las inclemencias del viento. Entre estas especies forestales podemos destacar la sabina negra (Junyperus phoenicea), el enebro (Junyperus oxycedrus), la genista (Genista sp.), el espino negral (Rhamnus lycicoides) y la coscoja (Quercus coccifera).

El pinar es el ambiente más usado por la ardilla de Espuña (Sciurus vulgaris hoffmanni), especie endémica de esta zona, el jabalí (Sus scrofa), el azor (Accipiter gentilis), el búho real (Bubo bubo), el arrendajo (Garrulus gladarius) y el piquituerto (Loxia curvirrostra).

Las cumbres de la cuenca son dominadas por el águila real (Aquila chrysaetos) y la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax). En estas zonas altas es fácil observar el arruí (Ammotragus lervia), especie cinegética introducida en el Parque Natural de Sierra Espuña y proveniente de Marruecos.

En las zonas agrícolas habitan la golondrina común (Hirundo rustica), la lavandera blanca (Motacilla alba), el cernícalo (Falco tinnunculus), además de mamíferos como el ratón de campo (Apodemus sylvaticus) y anfibios como la salamandra común (Salamandra salamandra), el sapo común (Bufo bufo), la rana verde común (Rana perezi) y la rana de San Antonio (Hyla arborea).


subir

Geología y sismología.

Geología regional.

La cuenca del río Pliego se encuentra en su mayor parte en la unidad estructural denominada Terciario de Espuña-Pliego de forma asociada con el prebético de la Unidad Mula por el Norte. Se trata de materiales depositados con posterioridad a la primera fase tectónica pero afectada por los movimientos de las fases siguientes.

Los materiales terciarios de la sierra de Espuña se extienden desde el Paleozoico hasta el Eoceno y están muy escasamente afectados por el metamorfismo alpídico. Los materiales subbéticos van desde el Triásico hasta el Oligoceno y no presentan rasgos metamórficos. Los materiales neógenos y cuaternarios ocupan una serie de corredores que separan las diversas alineaciones montañosas constituidas por materiales béticos.

La unidad Mula pertenece a zona geotectónica subbética-prebética, la cual se caracteriza por una tectónica con estructuras principales superficiales y numerosas fallas de empuje con ángulo bajo, teniendo en esta zona una actividad sísmica importante.

La unidad Mula está constituida principalmente por una sucesión de materiales que van desde el Oligoceno hasta el Mioceno Superior y el Cuaternario.

Al este de la Sierra de Ponce se dan formaciones oligocenas constituidas por una potente serie de calizas margosas características de un medio de sedimentación lagunar, sucediéndole unas calizas compactas con algas lepidociclinas, las cuales pasan en discordancia a unas calizas molásicas, posiblemente del Aquitaniense.

Al norte de la sierra de Espuña o Sur-sureste de la unidad Mula, aparecen las formaciones de la cuenca del río Pliego, presentando en la base del Oligoceno unos conglomerados y calizas recifales, pasando al Oligoceno Inferior formado por margas ocres con niveles detríticos intercalados y al Oligoceno Superior, fundamentalmente costero con fuerte influencia continental, formado por argilitas, limonitas y areniscas, apreciándose también en clara discordancia unas calizas molásicas del Aquitaniense.

Por encima de estos materiales se disponen por el oeste depósitos del Mioceno medio, formado por margas gris-verdoso y areniscas conglomeráticas de cemento calcáreo; por el este y en las inmediaciones del casco del Pliego afloran elementos del Mioceno Superior siendo discordantes sobre el Mioceno inferior; en este caso están formados por arcillas sueltas, arenitas conglomeráticas y algunos niveles de molasas.

Por encima de todo el conjunto anterior se extiende un depósito de llanura de colmatación y que fosiliza un paleorrelieve previo y que está formado por depósitos distanciales de glacis de limos margosos y ligeramente yesíferos con ciertos porcentajes de arenas en lentejones difusos.

Del cuaternario, Holoceno, son los depósitos de terraza, aluviones fluviales y suelos de ladera sueltos existentes.
 

Geología y geotecnia del vaso.



En el vaso de Pliego se distinguen 3 unidades principales. Las dos de base pertenecen al oligoceno, mientras que la tercera, de edad Plio-cuaternaria, está constituida por formaciones aluviales, coluviales, depósitos de terrazas y aluviones actuales.

Entre los depósitos terciarios, se distinguen, tanto en la cerrada como en su entorno, a lo largo de la rambla del Campillo y el propio río Pliego, una facies detrítica formada por una alternancia de argilitas, limolitas y areniscas generalmente con cementación calcárea.

En la rambla del Partidor de Anguilas se pone de manifiesto una formación discordante sobre la anterior y constituida por unos conglomerados y calizas molásicas, que pertenecen posiblemente al Aquitaniense.

Las formaciones mencionadas subyacen, en general, bajo depósitos de edad Plio-cuaternaria, en toda el área de influencia del vaso. Estos depósitos se componen de una alternancia de arenas, limos y arcillas con ocasionales gravas y bolos, de color blanquecino a verdoso con tonos ocres y amarillentos.

Se trata de formaciones de colmatación de un paleorrelieve y pueden alcanzar espesores importantes del orden de 10 ó más metros. Por encima se depositan formaciones cuaternarias generalmente con escasa potencia, que se componen de un suelo principalmente arcilloso con un contenido variable de cantos y gravas.

Los depósitos aluviales que aparecen en los cursos del río y de las ramblas se presentan, generalmente, con un espesor reducido del orden del metro y constituidos por limos arcillosos, con bolsadas de gravas y cantos, esencialmente calcáreos y ocasionalmente arenosos.

Dentro del vaso se ponen de manifiesto unos rasgos geomorfológicos relativamente jóvenes, donde el río y las ramblas circulan encajados. La dinámica fluvial presenta un canal activo con ocasionalmente algunas ramificaciones laterales. Este sistema muestra un amalgamiento de canales rellenos y ocasionales barras de gravas y cantiles, que varían de aguas arriba a aguas abajo. Hay que resaltar además la existencia de algunas cadenas de gravas y bolos que rodean la desembocadura de las ramblas en el curso principal.

Dado el limitado control sedimentario de este tipo de cuenca fluvial, estas características geomorfológicas y morfológicas determinan tiempos cortos de concentración, grandes presiones de arrastre, dificultades en la laminación natural de las crecidas y existencia de puntos críticos en el cauce, en particular estrechamientos.


Geología y geotecnia de la cerrada.



La cerrada se encuentra a escasa distancia del denominado Molino de Charrancha, en un área del curso del río comprendida entre dos meandros, aguas abajo de la confluencia de la rambla del Campillo que tributa en el río Pliego por la margen izquierda.

Las laderas presentan rasgos morfológicos distintos, siendo la ladera izquierda más tendida que la ladera derecha. La ladera izquierda, desde los 362 m de la planicie de coronación hasta los 340 m presenta una pendiente media de unos 25º con algunos cursos torrenciales poco marcados.

La ladera derecha, presenta un escarpe superior de aproximadamente 25 m, al pie del cual existía una terraza inferior de unos 20 m de anchura.

La presa de Pliego se ubica sobre materiales del Oligoceno superior-Mioceno inferior coronados por el Pleistoceno. En las laderas existen coluviales discontinuos, en la parte baja de las mismas terrazas de potencia limitada. Los aluviones son escasos por discontinuos y poco potentes y, fundamentalmente, móviles en las riadas.

Los depósitos del Oligoceno superior-Mioceno inferior, mencionados anteriormente, constituyen el substrato de toda la zona. Esta formación incluye cuatro tipos de materiales, diferenciables exclusivamente por el porcentaje de arenas y materiales finos existentes en cada capa.

El extremo grueso incluye arenitas más o menos calcáreas (calcarenitas) escasamente cementadas por carbonatos; poseen granos arenosos grises silíceos y micáceos y otros clastos de carbonatos (granos rodados) con un porcentaje de finos limosos muy variables (30-60%) constituyentes de la matriz; asimismo se disponen indistintamente en bancos de 0.80 m o en capas de 5-6 cm con todas las graduaciones intermedias, sus límites estratigráficos suelen estar bien marcados, sin embargo dentro de un mismo estrato son muy frecuentes los cambios laterales, estructuras en “slumping”, lentejones.

El otro extremo de la serie está formado por aleuritas ligeramente calcáreas.

Estas capas son por lo general delgadas sin estructura visiblemente marcada, salvo el tableado general que presentan.

Como elementos intermedios podemos considerar las alteraciones de los dos elementos anteriores en capas centimétricas de 4 a 15 cm o milimétricas de 2 a 8 mm. El mayor o menor contenido en bancos de areniscas en la serie permite diferenciar en el terreno niveles más o menos competentes.

Los materiales pleistocénicos son fundamentalmente limosos y se encuentran bastante sueltos. Los inferiores, que fosilizan el paleorrelieve tallado sobre el Oligoceno-Mioceno inferior, son algo más arcillosos y contienen un ligero porcentaje de carbonatos; aparecen más compactados y su densidad es alta. Las estructuras, en este conjunto, no son fáciles de definir, sino sólo la diferenciación de un nivel superficial de 4-5 m de potencia mucho más flojo con abundantes huellas de erosión interna y otro inferior más denso de potencia variable. Este último paquete es discontinuo por cuanto que rellena un paleorrelieve en el que los puntos más elevados sólo llegaron a quedar cubiertos al final de la deposición, ya en el paquete superior.

En la base de los limos inferiores hay depósitos de gravas subredondeadas de naturaleza caliza de 2 a 5 cm de diámetro, empastadas con arcillas limosas y su cemento. Estos constituyen los antiguos aluviones de la red de drenaje fosilizada; su potencia oscila entre 1,5 y 3,0 m.

Los depósitos terciarios existentes constituyen una serie monoclinal de rumbo N 80º E± 10º con buzamiento norte de unos 28º-40º. Aguas abajo, a unos 100 m de la presa, el buzamiento aumenta hasta unos 50º-52º.

En la zona de la cerrada se manifiestan diaclasas potenciales con fisuras cerradas que hacen visibles los cantiles socavados como planos de debilidad mecánica.

La margen derecha de la presa de Pliego tuvo una serie de campañas de investigaciones complementarias al proyecto primitivo, para poder caracterizar geológica y geotécnicamente su estribo derecho, al objeto de conseguir definir su excavación así como el tratamiento a realizar en los terrenos denominados pliocuaternarios. En ese mismo estudio se pretendía establecer las características del paleorrelieve de los terrenos del sustrato, constituido por paquetes terciarios de areniscas, argilitas y limonitas.


Sismología.



La presa de Pliego se sitúa entre los términos municipales de Pliego y Mula, para los que la Norma de Construcción sismorresistente NCSR-02, en su Anejo nº 1, establece una aceleración sísmica básica de valor 0,09 g, siendo, por tanto, de aplicación la citada Norma.

subir

anterior siguiente volver