Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Embalses > La Risca

Embalses

Embalse de La Risca

Marco territorial y administración.

Características físicas de la cuenca.

El río Moratalla nace a 1.450 metros de altitud sobre el nivel del mar con el nombre de Alhárabe, al pie de la Sierra de Arcaboche. Tras un recorrido de 50 km desemboca en el río Segura, en el paraje denominado de La Esperanza, muy cerca del Santuario de la Virgen del mismo nombre, Patrona de Calasparra. En la confluencia, el río Segura lleva recorridos 170,5 km. desde su nacimiento y alcanza la cota 273 msnm, siendo la pendiente media del río Moratalla en todo su recorrido del 2,4%.

Mapa Cuenca aportadora a la Presa de La Risca
Cuenca aportadora a la Presa de La Risca

La cuenca del río Moratalla en su desembocadura es de 345 km², mientras que en la cerrada de la Presa de La Risca se reduce a 76,8 km².

subir

Información medioambiental.

El factor medioambiental influyó de un modo decisivo en la decisión final adoptada en el Estudio de Alternativas realizado en el año 1989, dadas las grandes ventajas de tipo ecológico que presentaba su vaso respecto a otras opciones consideradas en la fases previas a la redacción del Proyecto.

Por otro lado, fruto de la tramitación ambiental seguida para la construcción de la presa de la Risca, se elaboró un Estudio de Impacto Ambiental que originó posteriormente la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) correspondiente.

Los resultados obtenidos pusieron de manifiesto que en ningún caso eran necesarias medidas expresas de recuperación, mientras que los impactos causados tampoco eran lo suficientemente reducidos como para no realizar tipo alguno de medidas correctoras de los impactos causados.

Las medidas correctoras o minimizadoras de impactos, adoptadas con objeto de paliar las alteraciones provocadas sobre el entorno medio ambiental con motivo de la construcción y explotación de la Presa de La Risca, se exponen brevemente a continuación:
 

  • Reposición de caminos rurales y accesos, así como la creación de nuevos pasos.
  • Actuaciones protectoras y correctoras en taludes encaminadas a preservar y consolidar el paisaje.
  • Tareas de revegetación necesarias para conseguir una adecuada repoblación, tanto de la flora como de la fauna, acorde con las características intrínsecas de las zonas afectadas, tanto de la zona de obras como de su entorno, con el fin de enmascararlas e intentar integrarlas en el paisaje de la zona.
  • Materialización de medidas tendentes a preservar, o incluso mejorar, los hábitats faunísticos existentes, mediante el desarrollo de estudios bioecológicos de las zonas afectadas y la creación de balsas en la cola de la presa, incluso con la correspondiente vegetación de ribera para abrigo y nidificación de especies animales.
  • Establecimiento medidas compensatorias a la población afectada, bien mediante la creación de nuevos puestos de trabajo, bien a través de compensaciones económicas directamente.

La DIA, publicada en el BOE nº 281 de 24 de noviembre de 1994, a través de la Resolución de 26 de septiembre de 1994 de la Dirección General de Política Ambiental, establece una serie de condicionantes que abarcan en su mayoría al proceso de construcción de la presa, con objeto de garantizar la conservación del entorno medioambiental de la zona afectada por la misma.

Así, se llevaron a cabo, durante la misma, una serie de actuaciones, las cuales se exponen brevemente a continuación:

  • Los productos sobrantes de las excavaciones se vertieron en lugares que se intentó contribuyeran a la mejora, y no al empobrecimiento, del lugar en el que se depositaron, recuperando la tierra vegetal que no fuera afectada por las obras y efectuando un control sobre los residuos para no causar mayores deterioros.
  • Se realizó, sobre una superficie total de 2 hectáreas, la repoblación e instalación de riego de las zonas de vertido y protección. La superficie que inunda permanentemente el embalse corresponde a la cota inferior del desagüe de fondo, puesto que el resto del vaso solo se inundará durante algunas horas de afección, mientras dure la crecida provocada por la avenida.
  • Para la obtención de áridos para hormigones se utilizó una cantera en explotación, con objeto de evitar la apertura de nuevas canteras.

Con respecto a la explotación, en el texto de la DIA se expresan una serie de condicionantes a cumplir para que la obra se considere ambientalmente viable. Entre estos condicionantes existe uno que afecta a la explotación de la presa:

Primera. Protección de la fauna... “Tratándose de una obra para laminación de avenidas exclusivamente, los desagües de fondo permanecerán habitualmente abiertos, de modo que en tanto lo permita su capacidad, no se embalsen las aguas ni se procure ningún tipo de regulación de caudales, con excepción de la evacuación laminada de las avenidas, durante las cuales tales desagües se maniobrarán de modo más conveniente.”

Por otro lado, la presa de la Risca se encuentra dentro de la zona LIC (Lugares de Importancia Comunitaria) denominada Sierra de la Muela con el código ES6200018, propuesta por Acuerdo de Consejo de Gobierno de 28 de julio de 2000.
 

subir

Geología y sismología.

Geología regional.

El embalse de La Risca se encuentra situado en la zona nororiental de las Cordilleras Béticas, que a su vez constituyen el segmento noroccidental del Orógeno Alpino Perimediterráneo (alineación de cadenas montañosas con estructura en mantos de corrimiento originada durante el Cretácico y el Terciario que presentan una disposición centrífuga respecto al área ocupada por el mar; Martín Algarra, 1987).

Dentro de las Cordilleras Béticas, la zona considerada está enmarcada dentro de las zonas externas, justo en el límite entre el prebético interno y el subbético interno.

Mapa geológico general de las Cordilleras Béticas
Mapa geológico general de las Cordilleras Béticas

Geología y geotecnia del vaso.

El vaso está constituido por margas, calizas y areniscas miocenas, aunque con claro predominio de los mismos materiales margo-arcillosos que afloran en el estribo derecho de la cerrada.

Además, los materiales presentan un buzamiento, suave, hacia el embalse, por lo que la impermeabilidad y estanqueidad del embalse parece asegurada.

La impermeabilidad del vaso, según el Proyecto Modificado nº1 de la presa, se ve favorecida por el flujo de agua, prácticamente continuo en la cerrada, donde el río Alhárabe actúa como dren principal. Además hay que tener en cuenta que los niveles calcáreos, no tienen ni espesor ni continuidad suficiente para que las fallas de la zona establezcan vías de comunicación y por tanto de fuga hacia valles próximos.

La estabilidad de las laderas o márgenes del vaso es buena, asegurada por el tipo de materiales, su disposición estructural, y sobre todo por la suavidad topográfica del embalse.

Geología y geotecnia de la cerrada.

La zona de la cerrada se caracteriza por la existencia de tres litologías de muro a techo:

  1. Margas arcillosas rojizas: En la zona de la cerrada se trata de un conjunto margoso o margo-arcilloso, con zonas muy arenosas, formado por margas compactas, a veces muy arenosas y otras areniscosas, con zonas que engloban gravas y gravillas (localmente conglomerados arcillosos). Predomina el color rojo teja o rojizo. Aparecen intercalados niveles de color verdoso o verde grisáceo, en general más arenosos, clasificables como areniscas arcillosas, que también ocasionalmente contienen gravas y gravillas.
  2. Calizas arenosas(calcarenitas): Poseen zonas conglomeráticas y brechoides, queda recubierto hacia el W y N por el nivel anterior de areniscas calcáreas, está constituida a modo de losa, con un máximo espesor comprobado de 19 m.

    Está formada por calizas fosilíferas arenosas, calizas fosilíferas, calizas muy arenosas o calcarenitas y localmente zonas conglomeráticas o brechoides, especialmente en contacto con el nivel margo-arcilloso.

    Se presentan contaminadas en su base por las margas arcillosas rojizas cuando es brechoide o conglomerática.

    Son compactas, con buzamientos subhorizontales cuando se han podido identificar en testigos, son frecuentes las juntas etiolíticas.
  3. Areniscas calcáreas: Posee tramos líticos y resistentes, y otros muy poco cementados que prácticamente son arenas algo arcillosas. En el estribo izquierdo aparecen zonas algo menos resistentes a modo de areniscas menos cementadas como conjunto areniscoso (prácticamente se trata de arenas algo arcillosas). En general, la unidad presenta un buzamiento general de unos 10º hacia el N y localmente parecen concordantes con el nivel calcáreo inferior.

    Las areniscas calcáreas afloran en un tramo más superior del estribo izquierdo. La presa se cimenta sobre las calizas arenosas (calcarenitas) en el estribo izquierdo y en el cauce, mientras que en la margen derecha la presa se cimenta en las margas arcillosas.

    La separación entre las margas arcillosas de la margen derecha y las calizas arenosas (calcarenitas) se produce mediante una falla que se ha reconocido y cartografiado junto al cauce, en la margen derecha.

    Existen a su vez muchas otras fallas y fracturas que atraviesan la presa, y que han sido levantadas tras la excavación del cimiento. En la cerrada, estas fallas y fracturas aumentan su importancia desde el estribo izquierdo hacia el derecho, en el que los desplazamientos en vertical entre bloques son mayores. El lugar de emplazamiento de la presa es una zona de tectónica compleja del Prebético Interno.

    El muro de hormigón de contrafuertes aguas arriba de la presa ha sido cimentado sobre las calizas, en una zona inmediata a la falla, mientras que el muro de tierra armada aguas abajo se ha cimentado en las margas arcillosas rojizas.
     

Sismología.

La peligrosidad sísmica es diferente de unos lugares a otros y ha sido práctica habitual calificar los territorios en función de esa peligrosidad. Atendiendo a los criterios marcados en la “Guía Técnica de seguridad de Presas. Estudios Geológicos y de Prospección de Materiales” editada por el Comité Nacional Español de Grandes Presas (CNEGP) en su apartado 3.3. se hace una clasificación en tres grandes grupos:

a) Zonas de baja sismicidad. ab < 0,04g
b) Zonas de media sismicidad 0,04g < ab < 0,13g
c) Zonas de alta sismincidad 0,13g < ab siendo ab la aceleración básica de la zona.

Atendiendo a la clasificación aquí realizada la presa de La Risca se encuentra en una zona que podríamos clasificar de media sismicidad ya que la aceleración básica para el término municipal de Moratalla es de 0,07 g.

Según la Guía Técnica de Seguridad de Presas “Estudios Geológicos-Geotécnicos y de Prospección de Materiales” y teniendo en cuenta el factor del terreno (utilizando la instrucción sismoresistente NCSE-2002 y por analogía con la instrucción antigua), se considera una aceleración de cálculo para el terremoto de Proyecto de 0,12·g y para el Terremoto Extremo de 0.15·g ó 0,18·g según el caso.
 

subir

anterior siguiente volver