Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Postrasvase Tajo-Segura > Antecedentes

Postrasvase Tajo-Segura

Antecedentes históricos

La primera gran idea para trasvasar agua de otras cuencas surge en el siglo XVI cuando se proyecta el canal de Huescar, en la cuenca del Guadalquivir, donde se unen los ríos Castril y Guardal para conducir sus aguas a la cuenca del río Almanzora, y de esta manera regar los campos de Lorca y abastecer el arsenal de Cartagena.

Años después los pobladores de Murcia, Cartagena y Lorca, inician las obras, destruyéndolas una gran avenida.

En el siglo XVIII se crea la Real Compañía del Canal de Murcia, basada en los antiguos proyectos de Castril y Guardal, para tener una concesión de 110 años, que fue anulada por no comenzar las obras en el plazo previsto.

Acueducto de los Yesos
Acueducto de los Yesos

Este tema de trasvase mediante la utilización de los ríos Castril y Guardal se fue debatiendo incluso hasta épocas recientes como 1.960, en que definitivamente una comisión del Centro de Estudios Hidrográficos dictamina, la no conveniencia de dichas obras. El antecedente directo del Trasvase Tajo Segura surge con el Plan Nacional de Obras Hidráulicas de 1.933 de D. Lorenzo Pardo; siendo ministro de Obras Públicas D. Indalecio Prieto. Lo contempla como un objetivo viable de solución conjunta del problema del agua de las regiones del Sureste y levante, utilizando caudales del Tajo, Ebro y en menor medida del Guadiana.

Este plan suponía para la cuenca del Segura un caudal de 55 m³/seg. equivalentes a 1.750 Hm/año, procedentes del Júcar, Tajo y Guadiana; se previa una regulación de 12 embalses de cabecera y hacer un gran canal alto para aguas abajo del Embalse de la Tora y un gran salto que permitiría elevar estos caudales al canal bajo que llegaría al embalse de Alarcón, para llegar finalmente a la cuenca del Segura.

Después de la Guerra Civil, el Plan General de Obras Hidráulicas de 1.940, recoge este estudio y otros posteriores, tratando como un problema eminentemente nacional y expresando que la solución al problema de los riegos de Levante han de solucionarse con los caudales sobrantes en otras cuencas.

Por fin el Ministerio de Obras Públicas, a través de su titular D. Federico Silva Muñoz, publica el anteproyecto general en 1.967 y en 1.968 después de haber sido sometido a información pública, lo aprueba el Consejo de Ministros.

volver