Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

Estás en :: Inicio > Información > Control y análisis > Calidad en aguas superficiales

REDES DE CONTROL DE LAS MASAS DE AGUA SUPERFICIALES

La Confederación Hidrográfica del Segura (en adelante CHS) empezó a realizar el control de la calidad de las aguas en el año 1979. Desde entonces, las redes de control de calidad de las aguas han ido evolucionando notablemente, aumentando progresivamente los puntos de control y el número de parámetros analizados para dar respuesta a las necesidades que van surgiendo y adaptarlas a la normativa en vigor. Uno de los cambios más destacados y recientes ha sido la adaptación de las redes existentes a las obligaciones de la Directiva Marco del Agua (en adelante DMA Directiva Marco del Agua), a lo recogido en su Art. 8, que establece la obligación de contar con programas de seguimiento o redes de control antes del año 2007.

La DMA Directiva Marco del Agua tiene como principal objetivo establecer un marco europeo para la gestión de las aguas, definiendo unos principios básicos y unos objetivos a alcanzar. Los tres pilares de la nueva cultura del agua son ecología, economía (recuperación de costes de los servicios relacionados con el agua) y participación pública.

En la Demarcación Hidrográfica del Segura hay 96 masas de agua superficiales continentales, de las cuales 90 se clasifican en la categoría río y 6 de la categoría lago en la categoría lago, teniendo todas ellas, como mínimo, un punto de control asociado.

Periódicamente se realizan controles en zonas protegidas, como son los controles en aguas que van a ser destinadas a producción de agua potable, en aguas de baño, en zonas sensibles y en zonas vulnerables.

LAS REDES DE CONTROL ACTUALES



DATOS DE CALIDAD


Alga verde del género Chara en una pequeña poza de una rambla

Alga verde del género Chara en una pequeña poza de una rambla.

En la Demarcación Hidrográfica del Segura hay 75 masas de agua superficiales de la categoría río y 21 de la categoría lago, teniendo todas ellas, como mínimo, un punto de control asociado. Los parámetros y la frecuencia con que se analizan dependen de la ubicación estratégica del punto de muestreo. En los puntos de muestreo que forman las redes de control de calidad de las aguas se realizan distintos tipos de medidas, tales como parámetros in situ, físico-químicos, microbiológicos, hidromorfológicos o biológicos, con una periodicidad que puede variar desde controles mensuales a anuales.