Logo of the Confederación Hidrográfica del Segura, go to home page

You are in :: Inicio > Information > Infrastructures > Reservoirs > La Cierva > Marco territorial y administración

Embalse de La Cierva

Marco territorial y administración.

Marco administrativo-hidráulico

La titularidad de la presa corresponde al Estado, siendo el Organismo delegado responsable de la explotación y administración de la misma la Confederación Hidrográfica del Segura, en la que recae su conservación, mantenimiento, y explotación.

Esquema hidráulico del río Mula. El esquema del sistema de regulación del río Mula y sus principales afluentes es el que se muestra a continuación.

Marco físico: la cuenca y el vaso

Características físicas de la cuenca


El río Mula nace de la confluencia de varias ramblas y barrancos que bajan de las sierras de Burete, de Lavia y Cambrón, términos municipales de Bullas y Cehegín.
Entre estas ramblas la de mayor longitud es la rambla de Aceniche, cuya cabecera se encuentra en el barranco de Tenajo (1.269 m.s.n.m, Morra del Collado del Lobo-sierra de Pedro Ponce). Si se considera que el río Mula parte desde Mora del Collado del Lobo y desemboca en el río Segura, su recorrido es de 75 km y la cuenca es de 661 km² aproximadamente. La pendiente media es del 9,84 por mil. No obstante se acostumbra a considerar que el río Mula propiamente dicho nace en Fuentes de Mula, paraje situado tras la unión de la rambla del Ceacejo con la rambla del Aceniche, con lo que su longitud sería de 61 km hasta su desembocadura en el río Segura, a una cota de 69 m.s.n.m. y a unos 250 km del origen del río Segura.


Paramento de la presa de aguas arriba

En su camino pasa al norte de la ciudad de Mula y poco antes de La Puebla se le une el río Pliego, que drena la vertiente norte de Sierra Espuña y la oriental de la del Cambrón. Pasa por Albudeite, sirve de divisoria entre los municipios de Alguazas y Las Torres de Cotillas, y desagua en el Segura.


La estructura geográfica de la cuenca total está formada por llanuras y relieves ondulados, salpicados de pequeños cerros y drenados por ramblas y barrancos que confluyen en dos cursos de agua, el río Mula y el río Pliego. Flanqueando el territorio por el norte, se localiza la sierra de Ricote, por el oeste, la sierra de Quípar, la sierra de las Cabras, y desde el suroeste al sureste, encontramos las sierras del Madroño, de Cambrón, Espuña, La Muela y el Cura.


Las unidades de relieve más importantes de la cuenca total de Mula son las siguientes:

  • En el sector Norte de Campos del Río aparecen las estribaciones de la sierra de la Muela, cuya altitud máxima alcanza los 544 m.s.n.m, dentro de la cuenca.
  • En el municipio de Mula encontramos al Norte la altiplanicie de Cagitán, con más de 500 metros de altitud.
  • Al Noroeste la altiplanicie de Yéchar, con una altitud media de 300 metros.
  • Al Suroeste el llano de Aparicio y la altiplanicie de Guapero.
  • Al Sur se enmarca la altiplanicie de Fuente Librilla, que no supera los 350 metros de altitud.


Bordeando a estas elevaciones se ubican las sierras de estructura más compleja. Orientadas de suroeste a nordeste se encuentran las siguientes:

  • Al Norte las estribaciones de la sierra de Ricote de 1.056 m.s.n.m, su vertiente occidental, y sus prolongaciones. Destacan Loma Herrera y Cejo Cortado con unos 697 metros de altitud como cimas más representativas.
  • Al Sur aparecen la sierra de la Muela y Sierra Espuña, que separan la comarca del Valle del Guadalentín. Culminan en el pico Perona que se alza hasta los 1.200 metros de altitud.
  • Al Oeste se vislumbran las primeras elevaciones de los relieves del Noroeste, concretamente la altiplanicie de Bullas, Sierra Lavia, Cambrón y Pedro Ponce. De esta zona resalta la Selva con 1.521 metros de elevación con respecto al mar.
  • Hacia el Este la cuenca se haya abierta por un "corredor" por donde el río Mula se dirige a su desaparición en aguas del Segura.

El régimen del río Mula es torrencial, acentuando este carácter la falta de vegetación y la naturaleza margosa de su cuenca. Dada la fuerte pendiente del cauce, sus avenidas son verdaderas avalanchas de agua y arrastres sólidos.

Con respecto a la cuenca específica del embalse de La Cierva se puede destacar que:

  • Al Norte se sitúan el Lomo del Herrero (636 m.s.n.m-Lomo), la sierra de La Silla (793 m.s.n.m-Silla) y la sierra de Burete (1.037 m.s.n.m-Burete).
  • En los alrededores de Bullas se ubica una llanura extensa, sobre todo a la margen izquierda del río Mula. Esta llanura está salpicada de cerros como puede ser el Cerro de Castelar (993 m.s.n.m.-Castelar).
  • Si se recorre la cuenca de oeste a sur se irá discurriendo por la sierra de Burete, Los Ceperos, sierra de Lavia (1.236 m.s.n.m.-Lavia) y la sierra de Pedro Ponce (1.406 m.s.n.m.-Collado de la Selva, punto más alto de la cuenca del embalse de La Cierva).


Presa antes del recrecimiento


Presa después del recrecimiento

La flora y la fauna

La acusada aridez tiene como consecuencia que el manto vegetal natural sea escaso, xerófilo y termófilo. La acción antrópica ha incidido aún más en ello. Solo raquíticos matorrales de albardín (Ligeum spartum), tomillo (Thymus vulgaris) y esparto (Stipa tenacisima) se encuentran en el sector oriental. Hacia el oeste aparecen matorrales de romero (Rosmarinus officinalis) y algunos rodales de pinos. Solo en las zonas de montañas que rodean a la cuenca, se extienden masas de pinares. Destaca la ladera septentrional de Sierra Espuña, recubierta de quejigo (Quercus faginea) acompañado de pino laricio (Pinus nigra), desarrollándose también por la misma zona el encinar (Quercus ilex).


Paramento de la presa de aguas abajo

La característica principal de los terrenos de la Cuenca de Mula, como paisaje mediterráneo árido, es el aprovechamiento agrícola en la medida de las características topográficas, existiendo cada vez más tierras para cultivo.

Si ya el ecosistema mediterráneo se caracteriza por unos factores poco favorables para el desarrollo y mantenimiento de las masas boscosas, en esta comarca, debido a las peculiaridades que registra la climatología, se alcanza una situación de mayor inestabilidad y vulnerabilidad, debido a la suma de los factores geomorfológicos, edáficos, ecológicos y antrópicos negativos. Estos últimos contribuyen sobremanera al proceso de desaparición de bosques.

La fauna aparece ligada a las formaciones vegetales que constituyen su hábitat natural, con un alto grado de relación entre ellos. Entre las especies que aparecen en la zona de estudio se puede hacer mención a las siguientes:

Mamíferos:

  • Liebre común (Lepus capensis)
  • Conejo común (Oroctolagus cuniculus)
  • Ratón común (Apodemus sylvaticus)
  • Ratón casero (Mus domesticus)
  • Rata de agua (Arvicola sapidus)
  • Comadreja (Mustela nivalis)

Aves:

  • Cernícalo común (Falco tinnunculus)
  • Perdiz común o roja (Alectoris rufa)
  • Codorniz (Coturnix coturnix)
  • Paloma torcaz (Columba palumbus)
  • Tórtola (Streptopelia turtur)
  • Vencejo (Apus apus)
  • Cuervo (Corvus corax)
  • Urraca (Pica pica)
  • Alondra (Alauda arvensis)

Anfibios:

  • Salamandra común (Salamandra salamandra)
  • Sapo común (Bufo bufo)
  • Rana verde común (Rana perezi)
  • Rana de San Antonio (Hyla arborea)

Reptiles:

  • Lagartija ibérica (Pordacis hispanica)
  • Lagartija común (Lacerta lacerta)
  • Lagarto ocelado (Lacerta lepida)
  • Lagarto verde (Lacerta viridis)
  • Víbora hocicuda (Vipera latasti)

Macroinvertebrados:

Tubelaria, Decapoda, Amphipoda, insectos como Ephemeroptesa, Trichoptera, Heteroptera (cinches de agua), Coleoptera (escarabajo acuático), Diptera (moscas y mosquitos).


Canal de descarga de los tres vanos del aliviadero

Infraestructuras y núcleos urbanos

La cuenca vertiente del embalse de La Cierva se sitúa en su totalidad en la provincia de Murcia y dentro de su superficie se encuentra el núcleo de población de Bullas. Esta población pertenece a una de las comarcas vitivinícolas más importantes de la región y, según el Instituto Nacional de Estadística, está compuesta por 10.161 habitantes (censo de 2001).

La autovía autonómica C-415, que une Alcantarilla con Caravaca de la Cruz cruza la cuenca vertiente, además de otras vías de comunicación de menor importancia. También esta es atravesada por un tramo del canal Tajo-Segura. No hay líneas de ferrocarril que la crucen.

Climatología

El clima de la provincia de Murcia es, en líneas generales, mediterráneo con netos rasgos semiáridos. La sequía marca intensamente los paisajes, y la precipitación tiene como media anual 340 mm y temperaturas benignas.

En Murcia capital, la temperatura media interanual oscila entre 9,9º en enero y 26º en julio, con una media de 17,6º y una oscilación entre mínima y máxima de 16,1º.

En Mula la climatología es ligeramente más fría, con valores medios de 7,8º en enero, 24º en julio, 15,3º de media y 16,2º la oscilación entre mínima y máxima.

El mes más caluroso oscila entre julio y agosto, y él más frío entre diciembre y enero.

Los vientos dominantes en la cuenca son del este en los meses de verano, que en ocasiones son los que introducen los temporales de Levante, que desencadenan fuertes aguaceros. Durante el invierno, la dirección se modifica hacia el norte, siendo estos más intensos que los del verano.

Los grandes aguaceros, que dan lugar a las crecidas importantes en los ríos y arroyos de la zona, aparecen principalmente en los meses de otoño y primavera. Estas épocas son de gran inestabilidad atmosférica. El mes que presenta la mayor cantidad de precipitaciones es él de octubre.

Los factores más característicos de ocurrencia de estos fenómenos se producen cuando el nivel de condensación se sitúa en la cota 900 ± 100 m y el límite del desarrollo de las nubes convectivas está próximo a la cota 9.000 ± 500 m.

La aparición de la gota fría se debe a la división de la circulación zonal en dos corrientes, una de las cuales se cierra sobre sí misma al sur de la península.


Válvulas de compuertas en el interior de la cámara de válvulas de la toma intermedia de agua

La gota fría se forma cuando coinciden tres acontecimientos: mar caliente, atmósfera inestable en la superficie y aire frío en altura.

Cuando el mar se encuentra a temperaturas altas, como el Mediterráneo al final del verano, que puede llegar a estar a cerca de treinta grados en zonas cercanas a la costa, desprende mucho vapor de agua. Si en esta situación llega una borrasca o un frente frío y hay una bolsa de aire frío en altura, se produce una situación de inestabilidad del aire superficial, que aumenta conforme ascendemos. El vapor de agua, que el mar libera en gran cantidad, asciende arrastrado por la inestabilidad y se va condensando al encontrarse con la zona fría, formándose una nube.

Esta nube puede ir agrandándose a gran velocidad porque el vapor ascendente encuentra mucha facilidad para subir al encontrarse con zonas más frías, y con este frío va condensándose cada vez más agua. En muy pocas horas se pueden formar grandes nubes tormentosas, del tipo de los cumulonimbos, que aunque no tengan una gran extensión en horizontal, pueden llegar a tener más de diez kilómetros de altura. Estos cumulonimbos descargan una fuerte lluvia, normalmente acompañada de un gran aparato eléctrico y de granizo.


Visores de caudalímetros de la toma intermedia de agua

Geología y sismología

Geología regional

La cuenca del río Mula pertenece a la cordillera Bética-Rifeña, siendo esta una gran unidad geotectónica, en forma de cuña con su vértice dirigido hacia el Oeste, que se cierra en el denominado Arco de Gibraltar y cuyas raíces quedan ocultas por las aguas del mar de Alborán.

La cordillera se originó durante el Mioceno Inferior y Medio, por colisión de las placas africana e ibérica debido a la deriva continental, jugando un papel importante la microplaca de Alborán.

El mecanismo de elevación fue el engrosamiento de la corteza terrestre debido al apilamiento de grandes mantos de corriente a favor de superficies de cabalgamiento y fallas inversas de bajo ángulo de buzamiento, fallas que lateralmente pasan a ser de desgarre y con mayor ángulo.

Desde el Plioceno ha venido actuando una tectónica tardialpina o geotectónica, ya que se dan en la zona: concentración de focos sísmicos –integrados con los que existen en el sur y sureste de España y norte de África-, presencia de rocas volcánicas recientes, buzamiento y fracturación de terrenos “postectónicos”, etc. Todo ello describe una etapa compresiva y de acortamiento cortical, que comienza en el cuaternario antiguo con dirección de acortamiento horizontal de N 20ºE a N 40ºE, avalado, asimismo, por la existencia de fallas de desgarre profundas, a lo largo de las cuales se alinean el volcanismo reciente y las fuentes termales.

La presa de La Cierva se encuentra ubicada en la hoja 72 del mapa geológico de España, del Instituto Geológico y Minero de España, escala 1:200.000.

Sismología


Según la anterior Norma Sismorresistente PGS-1 (1974), utilizada en el Proyecto de recrecimiento, la zona de la presa de La Cierva se encuentra en zona C y se sitúa entre las curvas de intensidad VIII y IX de la escala M.K.S.

De acuerdo con la citada norma, la intensidad sísmica a considerar es la IX, tomando en los cálculos un valor de la aceleración horizontal, debida al sismo, de 0,12g y una aceleración vertical de 0,06g.

La nueva Norma Sismorresistente NCSR-02, aprobada por Real Decreto 997/2002, de 27 de septiembre, introduce modificaciones sustanciales respecto a la PGS-1 (1974).

En lo que respecta a las presas, únicamente son de aplicación los aspectos generales y en particular el mapa de peligrosidad sísmica del territorio nacional.


En este mapa se indican valores de dos parámetros sísmicos que son:

ab=aceleración sísmica

K=coeficiente de contribución

La aceleración sísmica básica, ab, es un valor característico de la aceleración horizontal de la superficie del terreno y el coeficiente de contribución, K, tiene en cuenta la influencia de los distintos tipos de terremotos esperados en la peligrosidad sísmica de cada punto.

En el caso de la presa de La Cierva se pueden destacar las siguientes circunstancias:

  1. La aceleración sísmica básica se puede adoptar igual a 0,09 *g (valor dado para el municipio de Mula), por lo que es de aplicación la Norma NCSR-02.
  2. Factor de contribución K de valor 1.
  3. La gran presa o aquella presa clasificada en categoría A, la considera la norma como una construcción de importancia especial.

La presa está clasificada como clase A, según resolución de la Dirección General de Obras Hidráulicas y Calidad de las Aguas de fecha 29 de julio de 1999.