Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, anar a la pàgina principal

 Estàs en :: Inicio > Servicis > Coneix la teua conca > Montañas del Segura > Relación de montañas > Cabecera

Ascensión al Navalperal desde las Acebeas

Datos técnicos

  • Distancia: 6 km.
  • Duración: 2 h.
  • Desnivel: 450 m.
  • Tipo de marcha: ida y vuelta por el mismo camino.
  • Dificultad: baja.
  • Tipo de camino: carril y senda de herradura.
Perfil de la ruta a tamaño completo

Introducción

El Navalperal es uno de los muchos calares que salpican la cuenca alta del Segura. El término calar es muy común en las béticas. Normalmente, hace referencia a extensas moles calizas que actúan como verdaderas esponjas cuando les llueve o nieva. La naturaleza química de las rocas propicia la disolución de las partes más carbonatadas y éstas presentan aspectos característicos: agrietados, afilados, agujereados, etc. Además, estas geoformas aparecen en todas las escalas posibles, desde enormes hundimientos como el poljé de Nablanca con muchos kilómetros de diámetro a infinitesimales poros y milimétricos intersticios por los que se desliza y filtra — cala — el agua.

La ascensión que proponemos es muy sencilla, ideal para hacer en media jornada acompañados de gente menuda o excursionistas tranquilos. La relación recompensa/esfuerzo es muy alta y con un breve paseo vamos a disfrutar de uno de los mejores bosques del sur de la península con especies más propias del norte y de las increíbles vistas que nos ofrece la caseta de vigilancia del Navalperal.

La caseta de vigilancia desde Río Madera.

Descripción

Para el acceso en vehículo tomamos como referencia la localidad de Siles. Deberemos coger la carretera autonómica A310 hacia la Puerta del Segura y nada más salir del pueblo tomaremos un desvío a la izquierda que indica Camino de las Acebeas por la carretera JF-7012. Tras pasar por el Campamento Juvenil las Acebeas y después de una larga recta con chopos la carretera hace una curva muy pronunciada a la izquierda. A la derecha sale una pista con una cancela y hay un cartel indicador con la excursión. Dejamos el coche tras los 14 kilómetros de curvas y cuestas y comenzamos a caminar.

El camino asciende con tranquilidad bajo un bosque donde predominan las coníferas como los pinos y los abetos aunque también encontraremos abundantes caducifolios y un reliquia de otras épocas más húmedas: numerosos ejemplares de acebos que le confieren sentido al topónimo con el que se conoce este lugar.

Enseguida sobrepasamos la casa forestal de las Acebeas y dejamos atrás el bosque. Ganamos altura rápidamente y ahora la vegetación apenas está representada por vegetación de alta montaña — piornos y sabinas rastreras — y ejemplares aislados de pinos laricios con sus características ramas atormentadas por el viento.

Casa forestal de las Acebeas.

Cuando el carril termina y se convierte en senda llegamos a una bifurcación señalada con un poste de madera. Si cogemos a la derecha iríamos al punto más alto del Calar definido con un geodésico mientras que preferimos ir a la izquierda, hacia la caseta de vigilancia, donde podremos disfrutar de unas vistas increíbles de esta zona alta de la sierra segureña. El regreso se efectúa por el mismo camino.

Esta actividad nos permite disfrutar uno de los enclaves de mayor singularidad botánica de la cuenca del Segura así como disfrutar de maravillosas panorámicas. En Las Acebeas se da un microclima especialmente húmedo y fresco propiciado por el hecho de que el Calar está abierto tanto a las influencias mediterráneas que penetran por la cuenca del Segura como a las atlánticas que se adentran desde el Guadalquivir.

Gracias a estas excepcionales condiciones, bajo el dosel de los salgareños crece un sorprendente bosque de avellanos — el más meridional de España — con abundancia de acebos de gran tamaño. El ambiente que se respira es el típico de los bosques del cantábrico y del Pirineo donde una sensación de frescura y verdor nos invade miremos donde miremos.


Llegando a la zona alta del Calar.

Observaciones

  1. Para los que vayan sobrados de tiempo es interesante acercarse al extremo norte, hacia el vértice geodésico, y disfrutar así de las panorámicas hacia el norte: Orcera, Siles, cerro Bucentaina, puntal de la Ajedrea, Peñalta….
  2. La excursión se puede completar dando un paseo por el campamento de las Acebeas. Cogiendo el carril que desciende hacia el cortijo del Tambor nos adentraremos en la conocida como Sierra del Agua, un enclave húmedo salpicado de arroyuelos, fuentes y helechos.
  3. Otra opción interesante es acercarnos al camping de la Fuente de la Canalica y adentrarnos por la pista hacia el cerro Bucentaina donde podremos admirar la piedra del agujero.

Galería de imágenes

Tornar